‘Chelo’: “Yo bendigo a este cáncer porque es una lección de vida”

SAN PEDRO SULA.- Consuelo Walker Steer es una de las fisioterapeutas y entrenadoras más reconocidas del país. Su carisma y dedicación por lo que hace han hecho que se gane la admiración de muchos en el deporte hondureño.

‘Chelo’, como normalmente se le conoce, se ha encargado de recuperar a muchos jugadores de la Liga Nacional, entre ellos Mario Berrios, Luis Garrido y Emil Martínez. Actualmente es la directora y dueña de Gimnasio el ‘Gym’.

Sin embargo, ‘Chelo’ ha tenido que dejar su salud y bienestar en manos de otras personas, pues fue diagnosticada con Cáncer de Mama.

¿Cómo se dio cuenta que tenía Cáncer de Mama?

“En mayo del año pasado, me toqué un seno y detecté un tumor, una pelota pequeña, entonces llamé a mi ginecóloga y ella me indicó que me hiciera una mamografía y un ultrasonido. Pero los dos exámenes salieron negativos, aún así, insistí que la quitaran (la pelota). Me la quitaron y la llevé a una biopsia. Tras ocho días apareció que el tumor tenía signos de malignidad. Luego de eso me hicieron una biopsia Trucut, es una cirugía en la que sacan muestra directa del tumor, esta me la hicieron en septiembre y los resultados decían ‘posible Cáncer de Mama’, cuando voy al médico me dice ‘usted tiene Cáncer de Mama y hay que hacer una mastectomía’, que era retirar el seno”.

¿Cómo le comunicó esa noticia a su familia?

“Nos reunimos y les dije que tenía Cáncer de Mama y que tenía que hacerme una mastectomía, que me tenían que quitar el seno. Luego de eso, unos comenzaron a preguntarme que porqué me tenían que quitar el seno. A muchos les rodaron las lágrimas y yo les dije, ¿Qué prefieren? una tía con dos tetas y que no les dure o una tía con una teta y que les dure más tiempo. Nosotros vamos a ‘guerrear’, vamos adelante con todo”.

¿Cómo se viralizó la noticia de su enfermedad?

“Yo les compartí a mis amigos más cercanos lo que estaba pasando, y ellos comenzaron a realizar actividades para cubrir los gastos, pero la gente comenzaba a preguntar qué pasaba. Luego de eso colocaron un anuncio en la página del gimnasio en el que yo había sido diagnosticada con Cáncer de Mama e incluso abrieron una cuenta para donaciones. Luego de eso mis exalumnos de la Academia Americana empezaron a escribirme que buscara a tal médico y así. Sucede que el médico que me atendió, era un alumno al que le había dado clases en la escuela hace como 25 años, y él empezó a sacarme todas las dudas habidas y por haber”.

Intervención quirúrgica

¿Cuándo le extrajeron la mama?

“El día que me tocó la cirugía llegó un compañero que había tenido en la universidad y me regaló un rosario hermoso, entonces le pedimos a la persona que me iba a llevar al quirófano que me esperara; yo ya estaba en silla de ruedas. Ellos comenzaron hacer una oración y luego tenían una cara de terror… entonces les dije ‘no se preocupen que ya regreso, voy con dos tetas y me regreso con una, así que nos vemos en un ratito’. Después me tomé una selfie porque era la última vez que iba tener dos tetas”.

“El viernes dos de octubre me retiran la Mama y cuando se le mandó hacer la biopsia, el tumor ya medía nueve centímetros. El 10 de septiembre medía tres centímetros, o sea que, desde esa fecha hasta el 2 de octubre, había crecido todo eso. Durante la cirugía también me retiraron una buena cantidad de ganglios para revisarlos, gracias a Dios todos estaban sanos”.

La quimioterapia

Tras la operación, ‘Chelo’ comenzó a asistir a quimioterapias a la Liga Contra el Cáncer.

“Las quimios eran cada tres semanas. Yo empecé ocho quimios rojas (estas eran para eliminar las células cancerígenas) y ocho blancas (estas eran para bloquear el crecimiento y la distribución de la proteína que reparte el cáncer en todo el cuerpo, para evitar metástasis). Estaban determinados en dos bloques. En el primer bloque me pusieron cuatro quimios rojas, no quisieron combinarlas porque no sabían si la iba poder tolerar, porque yo tenía una proteína que podía multiplicar el cáncer por todo el cuerpo, era agresivo. La quimio roja es la que hace que se te caiga el pelo y que las uñas se pongan un poco rojas. Yo no me había fijado que se me habían caído las cejas y las pestañas hasta que vi un video en Youtube que eso pasaba y le pregunté a mi familia si tenía, y pues no tenía.”

“En el segundo bloque entraron las últimas cuatro rojas y las primeras cuatro blancas y no tuve ningún problema, gracias a Dios. De hecho, en la última quimio blanca sí sentí un poco de agobio, ansiedad interna y lo que hice fue empezar a respirar, hasta calmarme”.

¿Cómo sobrellevó la quimioterapia?

“Todas las quimios me las ponían en el lado izquierdo y me decían que en el lado derecho no podía hacer nada y me dije ‘Yo soy una entrenadora física y músculo que no se trabaja y eso’, comencé a probarme a mí misma que sí podían funcionar los ejercicios pequeños y eso me ayudó. El cáncer es una enfermedad que te da la oportunidad de guerrearla para la vida”.

Comienzo de las radioterapias

¿Le afectaron las radioterapias?

“Una vez finalicé las quimios, me mandaron a hacer 25 radioterapias diarias. Yo no sentí nada por ellas, solo que mi piel me quedó un poco oscura, pero ya estoy usando cremas. Ahora ya solo debo esperar tres semanas para hacerme las últimas cuatro quimios blancas que me quedaban, cada una cuesta aproximadamente 29 mil lempiras y me las van a poner una vez por mes. Una vez finalice el tratamiento, el cáncer estará erradicado totalmente, pero yo me declaro sana”.

Lección de vida

¿Qué pasará una vez que supere las quimios?

“Yo quiero ser un ente multiplicador, mi objetivo ahora también es ayudar a las personas que están pasando por esto. Lo que no es una bendición es una lección. Yo bendigo a este cáncer porque es una lección de vida. Yo me ponía a pensar cuanta gente me ayudó en el inicio para poder saber cómo estaba mi situación y en las personas que no tienen ese apoyo. Es por eso que yo quiero ayudar en todo lo que pueda, ya sea en el gimnasio o afuera, donde me tenga que movilizar. Quiero ayudar a las personas que pasan por esto. Estoy agradecida con Dios, familia y amigos por todo lo que hicieron por mí. Yo jamás pensé en redimirme”.

‘Chelo’ tras superar las radioterapias.

Te puede interesar: De un retiro prematuro a la Liga Nacional: Esta es la historia de Celio Valladares, el portero de los Lobos UPNFM


Suscríbete gratis a más información deportiva en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/35GpKtQ 

error: Contenido Protegido