La NBA encara un Draft con acento francés y la incógnita de Bronny James

Debes leer...

Un año después del desembarco de Victor Wembanyama, la NBA celebra el miércoles su Draft más incierto de los últimos años con otros dos franceses como favoritos y la gran incógnita del destino de Bronny James, el hijo de LeBron.

La tradicional ceremonia de elección de los jóvenes talentos del básquet se celebrará en el Barclays Center de Brooklyn (Nueva York) con un formato expandido esta vez a dos días.

Los equipos de la NBA completarán la primera ronda de 30 selecciones el miércoles, a partir de las 8:00 pm locales (6:00 pm de Honduras).

En lugar de celebrarse la misma noche, la segunda ronda tendrá lugar el jueves (2:00 pm de Honduras) y en ella se espera que sea escogido Bronny James, aunque no se descartan sorpresas.

Promesas del draft

Dos promesas francesas, Zaccharie Risacher y Alex Sarr, están en lo más alto de las apuestas para ser nombrados con el número uno por los Atlanta Hawks, una franquicia que se quedó fuera de los pasados playoffs pese a contar con All-Stars como Trae Young y Dejounte Murray.

De cumplirse el pronóstico, Francia se consolidaría como el principal territorio de caza de talentos de la NBA fuera de Norteamérica.

El prestigio del país europeo está en lo más alto tras la elección con el pasado número uno de Victor Wembanyama (Spurs), quien estuvo a la altura de las descomunales expectativas que lo rodeaban y firmó una de las mejores temporadas de la historia reciente para un jugador novato.

‘Wemby’ es considerado el futuro emblema de una liga ya dominada por estrellas extranjeras, como el serbio Nikola Jokic (Nuggets), el camerunés Joel Embiid (Sixers), el griego Giannis Antetokounmpo o el esloveno Luka Doncic (Mavericks).

Este año los expertos no esperan que surja una estrella de ese calibre y consideran a esta generación como una de las de menor nivel de los últimos años.

El Draft más incierto

Risacher, de 19 años, es un espigado alero de 2,06m de altura que posee el perfil más cotizado actualmente en la NBA: buen tiro exterior y enorme envergadura para ser diferencial en defensa.

La joya del JL Bourg francés nació en Málaga (España) cuando su padre Stephane militaba en el equipo Unicaja.

También de 19 años, Sarr es un pívot de 2,13 metros del que se espera un impacto inmediato en defensa pero que también ha ampliado su rol ofensivo en su última etapa en el Perth Wildcats de la liga australiana.

La lotería del Draft estableció que, después de Atlanta, los siguientes turnos serán para los Washington Wizards, Houston Rockets, San Antonio Spurs y Detroit Pistons.

Para completar el top-5 se barajan diversos nombres como los del base Reed Sheppard (Universidad de Kentucky), el escolta Stephon Castle (Connecticut) o el alero de ascendencia lituana Matas Buzelis, del Ignite de la liga filial G-League.

La sombra de LeBron

Una vez que los favoritos hayan recibido la bienvenida en el escenario del comisionado Adam Silver, los focos comenzarán a centrarse en el destino de Bronny James.

Por sus capacidades y potencial, los analistas sitúan al hijo mayor de LeBron James hacia el final de la segunda ronda a lo sumo.

Este escolta, señalado por su escasa estatura (1,93 m) e insuficiente tiro exterior, decidió presentarse al Draft tras un único y accidentado curso en la Universidad del Sur de California (USC).

Antes de que comenzara esa temporada, Bronny sufrió un paro cardíaco durante un entrenamiento que amenazó con poner en riesgo su carrera.

El jugador de 19 años pudo debutar con USC cinco meses después, pero su rendimiento estuvo por debajo de lo esperado y nadie parece adivinar en él un potencial de figura.

Su puesto en este Draft, sin embargo, está inevitablemente vinculado a LeBron James, la superestrella de Los Angeles Lakers, que avisó desde hace años que le gustaría compartir equipo con su hijo antes de retirarse.

Los Lakers, que temen que LeBron active su cláusula para marcharse a otro equipo, podrían cumplir su deseo, ya que poseen dos elecciones en este Draft, la 17 y la 55.

Pero otras franquicias podrían adelantarse como carta para atraer a ‘King James’, que todavía ostenta un alto nivel de juego y popularidad a sus 39 años.

Aparentemente ajeno a estas estrategias, Bronny ha reafirmado que quiere jugar para un equipo que lo valore por sus habilidades.

“Honestamente, siento que este es un negocio serio y no creo que nadie piense en draftear a un chico porque puede conseguir a su padre”, afirmó en mayo. “He trabajado mucho y quiero que me elijan por quien soy”.

© Agence France-Presse

VER: Costa Rica hace revivir los fantasmas de la Seleção

Últimas noticias

error: Contenido Protegido