Djokovic pasa a semifinales en Wimbledon sin jugar, Rybakina con autoridad

Debes leer...

Novak Djokovic dio un paso más hacia un octavo título en Wimbledon y lo hizo además sin tener que jugar los cuartos de final: la lesión de cadera del australiano Alex De Miñaur abrió al serbio las puertas de las semifinales de Wimbledon, este miércoles.

El italiano Lorenzo Musetti será su adversario en la penúltima ronda, para la que también se citaron este miércoles dos jugadoras en el cuadro femenino, la kazaja Elena Rybakina y la checa Barbora Krejcikova.

Renuncia por precaución

La renuncia por lesión de De Miñaur deslució la jornada tenística en el All England Club para decepción de los aficionados.

“No es evidentemente el anuncio que quería hacer. Lo siento, pero tengo que declararme baja por una lesión en la cadera”, anunció el australiano de orígenes españoles y uruguayos apenas unas horas antes de su duelo ante Djokovic.

“Tengo un pequeño desgarro en la fibra del cartílago en el lugar donde se une al aductor”, explicó.

“Sentí un gran crujido en los tres últimos puntos de mi partido ante [Arthur] Fils [en los octavos de final]. Ayer [martes] me hice un escáner, que ha confirmado la lesión y el riesgo de agravamiento si salgo a la pista pronto”, añadió el número 9 mundial.

Los gestos de dolor eran ya evidentes para De Miñaur en los últimos instantes de su duelo ante Fils, lo que había disparado ya las alarmas desde el lunes.

A sus 37 años y como número 2 mundial, Djokovic disputará el viernes su decimotercera semifinal en Wimbledon, igualando el récord de Roger Federer en la ‘era Open’ (desde 1968) y mejorando su propio récord hasta las 49 semifinales del Grand Slam.

Musetti, mucho más cansado

Para De Miñaur, la decepción es enorme porque sentía que iba a jugar “el partido más grande” de su carrera.

“Me desperté esta mañana esperando un milagro, pero el riesgo era demasiado alto. Un estiramiento o un resbalón hubieran podido aumentar el tiempo de recuperación de tres-seis semanas a cuatro meses”, subrayó el australiano.

Djokovic fue así el beneficiado indirectamente, clasificándose sin desgaste físico.

Su objetivo es conquistar Wimbledon para sumar su primer título en una temporada 2024 hasta ahora muy decepcionante.

No tener que jugar le supone también un respiro físico, ya que está jugando el torneo con una rodillera por su operación de hace un mes en el menisco derecho.

Si Djokovic es campeón el domingo, igualará el récord de ocho títulos de Federer y aumentará a 25 su plusmarca de números de trofeos del Grand Slam.

El obstáculo en semifinales será el italiano Musetti (25º), que accedió a su primera semifinal de un ‘grande’ al imponerse en cinco sets, por 3-6, 7-6 (7/5), 6-2, 3-6 y 6-1, al estadounidense Taylor Fritz (12º).

“Todavía no soy consciente de lo que acabo de conseguir. Jugué un partido fantástico porque Taylor venía en una gran forma”, comentó el italiano, de 22 años, antes de abandonar la pista número 1, donde nunca antes había jugado y donde contó con el ruidoso respaldo de una importante delegación italiana.

Favorita clara

En el cuadro femenino, Rybakina, número 4 del mundo, se confirmó como la gran favorita al título entre las supervivientes en la competición.

Derrotada el año pasado en cuartos de final, Rybakina, que ganó Wimbledon en 2022, es de lejos la jugadora mejor clasificada en el ranking WTA entre las cuatro semifinalistas.

Esta vez venció 6-3 y 6-2 a la ucraniana Elena Svitolina (21ª).

“Estoy muy contenta con la manera en que he jugado”, se alegró Rybakina, que “evidentemente” aspira a ser la campeona.

El jueves se medirá en su semifinal con la checa Krejcikova (32ª), que nunca antes había superado los octavos de final en el césped de Londres y que superó este miércoles a la letona Jelena Ostapenko (14ª) por 6-4 y 7-6 (7/4).

© Agence France-Presse

TE PUEDE INTERESAR: Messi y esas “últimas batallas” que el fútbol no quiere escuchar

Últimas noticias

error: Contenido Protegido