Halo: el sistema que salvó al piloto accidentado en el GP de Gran Bretaña

EUROPA.- Momentos de tensión se vivieron en el inicio del GP de Gran Bretaña de la Fórmula 1 luego de una salida accidentada que dejó perplejos a los presentes en el circuito de Silverstone.

El piloto chino, Guanyu Zhou, sufrió un espeluznante accidente, en el que su coche salió volando boca abajo y se arrastró varios metros por la grava de la primera curva; saltando las protecciones y cayendo entre estas y la valla metálica.

Pese a la gravedad del accidente, todo quedó en un susto y el piloto no sufrió grandes lesiones.

Zhou fue trasladado al centro médico del circuito de Silverstone y antes de que terminase la carrera del GP de Gran Bretaña le dieron el alta.

En el incidente se vieron implicados también George Russell (que se bajó corriendo para conocer el estado del piloto chino), Alex Albon, Yuki Tsunoda y Esteban Ocon.

Así se originó el temible accidente en GP de Gran Bretaña

En una salida muy rápida, el monoplaza de Alfa Romeo colisionó en la primera curva y se dio la vuelta por completo, acabando a cientos de metros de distancia de donde se había producido el accidente.

Una parte de su casco se hizo pedazos y acabó por la pista y durante varios minutos no se supo nada acerca del estado de salud del chino.

El coche de Russell, cuyo neumático trasero estaba completamente destrozado, impactó contra el Alpha Tauri de Tsunoda, que perdió el alerón delantero, y a su vez, este lo hizo contra Zhou.

El halo le salvó la vida al piloto chino, como pasase horas antes en la carrera de Fórmula 2.

 

La carrera del GP de Bran Bretaña quedó suspendida de forma inmediata tras la impresionante colisión y los coches regresaron a boxes.

Verstappen había adelantado a Sainz puesto que llevaba las gomas blandas, mientras que el español llevaba los medios.

Sin embargo, no pudieron completar ni siquiera el primer sector, puesto que todo sucedió en la primera curva y al relanzarse la carrera, el Ferrari del madrileño partía de nuevo desde la pole position. Sainz terminó llevándose la carrera.

“Halo”: el “salvavidas” de Guanyu Zhou

El grave accidente de Guanyu Zhou en el GP de Gran Bretaña ha vuelto a poner de actualidad el Halo.

Este el sistema de seguridad que la Fórmula 1 implementó e hizo obligatorio en 2018 a pesar de las múltiples críticas que tuvo de parte de los pilotos.

Como ya ocurriera con el accidente de Charles Leclerc con Fernando Alonso en 2018 o el de Romain Grosjean en 2020, el Halo ha demostrado su eficacia para salvar la vida de los pilotos en caso de accidente grave.

La FIA decidió que la Fórmula 1 necesitaba un nuevo ángel de la guarda, un sistema de seguridad que salvara vidas tras la muerte de Jules Bianchi en 2015 a raíz de su accidente en Suzuka en un choque frontal.

 Empezó a idearse entonces el Halo, un sistema que protegiese la parte más vulnerable de un piloto en caso de accidente: la cabeza.

La estructura 

El Halo es una estructura compuesta por tres barras que se extiende desde el frontal hasta el apoyacabezas del monoplaza, una especie de arco que protege la vida de los pilotos de Fórmula 1.

Es obligatorio desde la temporada 2018. Este sistema de seguridad que ha sido clave para salvar la vida de Zhou fue desarrollado por Mercedes en colaboración con la propia FIA y después fue probado por varias escuderías, que dieron el visto bueno.

Los pilotos, eso sí, se quejaron que el Halo suponía una mínima pérdida de visión por la barra central de la estructura.

Pero desde este domingo tras lo ocurrido en el GP de Gran Bretaña, ya es la pieza favorita del coche para Zhou y demás pilotos.

Los otros dos sistemas que se probaron en su día, el Aeroscreen y el Shield –dos parabrisas situados justo delante del cockpit-, fueron descartados al no asegurar una correcta visión a los pilotos dentro del monoplaza de Fórmula 1.

En su día el Halo tuvo muchas críticas, porque se acusó a la FIA de haber elegido el sistema menos malo.

El piloto queda protegido en caso de impactos frontales o, por ejemplo, ante una rueda que sale disparada, pero no ante piezas más pequeñas que puedan desprenderse de los monoplazas en caso de colisión como, por ejemplo, el muelle que estuvo a punto de matar a Felipe Massa en 2009 tras golpearle en el casco.

Te puede interesar: Roger Federer en Wimbledon: “Espero poder volver aquí una vez más”


Suscríbete gratis a más información deportiva en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/35GpKtQ 

error: Contenido Protegido